All posts by malditotinto

Los Vinos Canarios de nuestros dias. Contubernio Canario

Contubernio Canario #TheCanaryWines
Los Vinos Canarios. El Contubernio Canario

 

 

 

 

La pandemia del Covid19 nos deja a los pies de los caballos de una crisis que nos afectará en todos los sentidos: personales, familiares, sociales, laborales y económicos.
Va a arañar la patena de nuestras culturas y nuestras relaciones. Habrá que tener confianza, creer en la confianza, repartir confianza y esperar que la confianza nos una a todos.
Responsabilidad.

Las Islas Canarias estan llegando al panorama mundial del vino en un buen momento. En realidad los vinos canarios lo han estado desde su descubrimiento con la llegada de la malvasia
de sitges, la negramoll, la palomino o listán y tantas otras variedades que las migraciones han ido plantando por el mundo. Si ellas nunca han sido forasteras, el hombre tampoco deber ser tratado como foráneo. Son eterna compañia, hombre-vid.
Estos vinos, entre otros muchos, son ejemplos nada mas de los que pueden acompañarnos en los dias que estamos viviendo.  Son muy buenos. Y alcanzanzables para todos.

No es una cata, es un homenaje a los vinos.

Sereno Forastera 2017 La Gomera. Hay flores y espectáculo.
Se sigue muy bien con este vino. Suave y delicioso.

Fronton de Oro Tintilla 2016, la maravilla de Las Medianias, un breve paso por barrica, reposo que favorece al vino. Y con buena guarda.

Matias i Torres Albillo Criollo Malvasia*, hemos catado varios. Es siempre un juego los vinos de esta bodega. Se disfruta.

Convento Vega Grande 2017, Ecológico, Amable Rodriguez del Castillo, el hacedor Cristobal Guerra, Listán Negro y Castellana, suelo arcilloso, Galdar. Gran Canaria. Vino rico y elegante con un concentrado sabor a moras, profundo y complejo. 332 botellas, menos que un batallón.

Los Tabaqueros Pie Franco 2006 Llanos Negros, malvasia, sabro, vijariego, listan blanco. Cualquiera de las veces que tomamos los vinos de Carlos Lozano reverbera la mineralidad.

La Vegueta 2018, Tinajo, parcelas. Malvasia aromática que trae Miguel Morales Morin y el enólogo Carlos Lozano es maravillosa.
Limpio en nariz, perfumado, aromas frutales, tonos florales. Equilibrado en boca con una evolución notable, terminando amplio y potente.  Suficiente acidez, sabroso, herbáceas, mineral. Final amargoso

Tisalaya Diego 2018, Cepas viejas, Lanzarote, del tandem Morales Morin y Carlos Lozano. Rico en sutileza y brillantez. Muy tenue siempre la diego en su ataque pero va cayendo
como una carga de profundidad.

Agala 1318 2017Vijariego,  Albillo criollo, Bentayga. ¡Hosanna en las alturas!
Aromas frutales intensos, elegantes, fondos florales, hinojo, minerales. Carácter, equilibrio. Excepcional, con cuerpo, sabroso y largo

Volcan 2019, Santa Brígida, del boss Elias Santos. La tesis de cada año. Es el primeur de las islas, fresco como el acero, con seductores
aromas y toques minerales, verde manzana, durazno, y buena acidez y recorrido.

Sander, Mettenheimer Schlossberg, estimulante. Rheinhessen, otra capacidad.

La Russia del riesling, el imperio que no se bebió Napoleón, las margas, limos, la potencia y el suelo compacto, es a flor de piel el acero seductor del riesling Rheinhessen.
En crecimiento, juventud en puntas, aunque con algo a cambio de acidez y fruta que se amontona en boca con muchas combinaciones. Cítricos, duraznos, manzanas, aromas de tila y algo de heno. Los suelos de calcitas te van a marcar el vino, te lo esperas. Boca seca y final con glotonería, te lo acabas, es un vino desafiante.  Fresco y combinando con una mineralidad que lo hace estimulante.
Un vino que #sinpuntossabenmejor.
#RieslingMonAmour #Enosicoticos

500 años y bebemos vinos muy buenos. The Very #BestCanaryWines!

Los Vinos Canarios


Tenian que llegar los
vinos canarios a las mesas de los bebedores, aficionados, consumidores, catadores, blogueros y sumilleres para que la paleta de sus
sensaciones marcara una notable incidencia en el panorama de los vinos en general.
Primero fue la tierra, la geografia, el clima, el terruño, el cielo y el sol. Hay microclimas, continentes en miniatura, pagos y laderas, medianías,  valles y vegas, la tierra es sensible en la mano, el jable, lapilli, picón, rofe, pómez, singulares, tierras pobres, ye-lajares, margullos, negramuelle…
Despues, la transformación: la uva, las castas, las variedades que emigraron, la humanidad de las gentes que creaban territorios de viñedos.
No viajaba la uva, era el hombre que llevaba su vino.
Y el vino se hizo. Surgieron vocablos nuevos rebuscados entre las piedras y los caminos; palabras para llamar a la naturaleza algo próximo al individuo; gestos y modismos según qué dia y momento de convivencia con la tierra y la comunidad; motes y exaltaciones para celebrar lo que estaba surgiendo; loado era todo lo que alegraba el espíritu y hacia sonreir a mujeres y hombres, se fundía entre los labios y despertaba la pasión, el rubor.
La tierra, aquí, siempre mas seca, mas ardiente, te pone aviso del vino que tomas, su carácter.

Cuando descubres el volcán el vino esparce sus aromas y te puedes quedar prendado de cada uno de los enclaves de estas islas.
Los alisios jugarán una buena pasada transmitiendo un punto en común que las une, y la mar hará lo propio con las viñas mas vecinas.
Las islas tienen una flora tosca pero de fina presencia, son minotauros arrogantes, tajinastes disfrazados, pequeñas y delicadas campanillas, trebolinas, sábilas, tomillos y almendreros, nísperos y duraznos…Los aromas frios y secos.
Los blancos son deliciosos, con la suficiente acidez, buen temple, frescos y largos.
Los tintos saben a humo de tierra mojada, tienen una pausa, se nota que te dejan esperar y explotan con fuerza, el golpe de piedra. La fruta es densa.
Y los dulces son como el bienmesabe. Son el imperio de los sentidos. La malvasía dulce te estremece.

#BestCanaryWines

Valbuena siempre reflejará su temperamento. Nos alejamos del punto de partida, es la experiencia.

Vega Sicilia Valbuena 5º Año
2008-2009-2019

El universo del vino es pura dinamicidad.
Hemos planteado este concepto anteriormente.
Es el conjunto de todo lo existente.
En lo simplificado podemos encontrar la belleza.

Valbuena 5º Año, 2003
2019 Valbuena 2003, un

Nariz maravillosamente profunda, bastante intensa,  chocolateada, atractivo toque de regaliz; rico, todo un ataque, tanino notable, una variante a 2 dias.

El Valbuena es seductor, es la saga del 2003. Esta es la 3ª botella con detalles escritos, con sus aromas agradables y picantes.
Además de las cerezas, los bosques y los sabores de arándanos, los higos secos y distintas canelas, reconocemos nuez moscada rallada y vainilla.
Notas de cuero y tabaco rubio para los finales, los recuerdos, los caprichos del tiempo.

Profunda nariz tiene este vino, suave y casi con melancolia se abren esos aromas de fruta negra sazonada, bosque umbrío, minerales, maderas aromáticas; tiene una fase de mucha esencia, tabacos egipcios, sandalos, trufas y torrefactos. Una boca rondando la perfección, suave, aterciopelada, envolvente, todavia marcada por las notas de la barrica pero de una extraordinaria estructura, jugoso y potente. Notas como tinta china, higos y clavo, vainillas…Hizo fabuloso papel en la comida y más tarde, sólo en copa, los toques minerales, los tabacos, el jengibre y la golosa ciruela negra con fondos de chocolate y mentolados deja un fabuloso impacto en boca, largo, como un puro…

El alquimista y la muralla de chocolate (Jesus Madrazo, Patrimonio de la Humanidad) -I-

Volví a encontrarme con el alquimista hace unos dias con sus horas y momentos. En Logroño, capital del vino, universo anticonvencional y revolucionario, venía entintado,  casi como los heroes de las revistas de vino en medio de sus parajes de espalderas.
Tiene una trayectoria ultimamente discontinua, muy rica, liberadora, Steinlen que no se desprende de lo cotidiano del vino de Rioja, con trazos mas vanguardistas en ocasiones
y siempre terminando en un clasicismo realista.
Son vinos como carteles, no le quitemos su impresionismo.


Lo importante
es sentir que existimos. No deberían describirse los personajes, sino lo que existe entre ellos. Un tipo que solo conoce las hormigas no puede hacer un trabajo sobre los coleópteros”  (Jean-Luc Godard, a propósito de Masculin, feminin).
Saborear el vino de un pais supone acercarse a él; comenzar a comprender su historia, su arte, su personalidad. Nunca sabremos quién hace a quién, si el hombre al vino o el vino al hombre”. (Pimpinela, Marquesa de Belvis en Albergues y Paradores de José Luis Borau -Conozca usted España*-).

Los sentidos, que son recuerdos anclados en nuestra doméstica estructura intelectual, se esparcen como la ralladura fina de chocolates Jacquot, un poquito más con leche el de Schmeding, las deliciosas creaciones de Alicia Rios o Elaine Gonzalez, el acabado con naranjas de Terry’s y quién se puede olvidar de aquellos Valrhona negros con champagne…veleidosos cambios y sugerencias.

Hay muchas formas de beber un vino (sin saber de vinos, sin complejos), y una de ellas es la de humanizarlos. Luego hay teorias de cómo es y cómo se ha hecho este o aquel vino, no importa, no hay que preocuparse de quien está enfrente. Beber no es un examen. Pero hay tanto complejo que resulta embarazoso degustar un vino sin que te pregunten ¿qué tal? ¿cómo lo ves?. Dejennos en paz. No sé que pinta una grosella en todo esto e ignoro cuando me está estimulando el tanino…

Por eso humanizarlo es bajarlos de su trono y verlos en su dimensión común y corriente. No estamos leyendo un ensayo de Mircea Eliade.

El vino tambien tiene su paisaje vertical. Es un todo, una amplitud de tratamiento que se basa en multiples fracciones, infinidad de lineas y escuelas, como un tapiz, buscando el sentido de la realidad. Su estilo en la crianza, sumido todo su poder de la tierra en este espacio de tiempo que es el alter ego del vino, su personalidad, el hombre.

Ya estabamos pensando que desde hacia tiempo el 2004 era tremendamente delicioso para dar un salto cualitativo y esperar nuevas quimeras. Qué va! Es verdad que sobresalen las espléndidas cerezas, maduras, el perfil de la vainilla, los toques de cedro y ese fondo ahumado, de bosque, barro y hongo, con finos tonillos de tabaco y el colofón de chocolate negro. Aquí no hay menta. Vienen despues. El 2005 es mas arrollador en nariz, picantón, sin extracción excesiva y dura muchísimo. Tiene flores. Violetas y un suelo como de grava fina, hierro, un bello paisaje de sabores, el elemento de la buena decoración.

Todo está muy bien integrado. Exuberancias. Regalices. Perfume de caja de puros. Longitud. La barrica es pulcra. Limpia y muy clara. Te da tiempo pero no te presiona para que pierdas complejidades entre los curtientes y el carácter joven del vino. Una vueltita y se hace exuberante. Es 2005, no se vayan, y te deja ese tanino sustancial y texturizado. Luego algo de ciruelón, cerezas en licor y anisados, algo de enebro machacado en aceite… Una boca redonda y acabado de gran fuerza expresiva.

Una vez más envuelta en esta capa de celofanes la fruta de este Contino tiene equilbrio, pesa con su acidez y con los toques modernos de un vino que hace estilo con su profundidad, su meticulosa precisión de capas y las multiples combinaciones perfilan el boceto del vino de los sueños. Una maravilla de mano de obra.
Tenteniguada “classics”© por un mundo con Tempranillo
*Fuente:El cine del vino, Bernardo Sanchez Salas.

 

Kesseler Höllenberg, sensible y perceptivo.

Kesseler Höllenberg Pinot Noir
Hay bayas dulces, notas de cereza, chocolate, vainilla y especias sutiles como la canela y el cardamomo, todo muy entrelazado. Y destacando esa nota típica de humo de los vinos finos del Rheingau con recuerdos
muy tenues a cuero y aromas de cedro. Aunque esto podría ser una ensoñación, es pronto para anticiparse a su evolución pero iremos por buen camino.
Ese baile de sensaciones siempre se estimula con los toques finos de acidez, fruta en nariz, reverberación impresionante de mineralidad, crianza y equilibrio.
Mucha sedución. Hay una vibración constante de especias, de frutas como cerezas y arandanos, higos secos y notas de canela…la danza que te envuelve.
Te hace temblar.

Pinot noir, Breuer, perfeccionistas.

Hay versiones que nos ofrecen un tempus memorable,  en cada instante lo recuperamos, en cada sorbo,  el anhelo en boca,  ahí es donde posee sabores plenos, redondos y fuertes. Una ocasión tres años antes nos dejaba insatisfechos, pero ya se veian estas cosas de ahora, mermeladas, ciruelas y chocolate cuando ya estan bien maduritos. Buena evolución.
Siempre es Georg Breuer.

Todo vino tiene su momento, un detalle, su recuerdo gráfico, los enlaces al camino de Swann, dejarse arrastrar, o un Marienbad que no existiese, pero así es a veces este pinot…y aqui el homenaje tambien a esos momentos: Chaland, Freddy Lombard, Metal Hurlant, El cometa de Cartago…

Georg Breuer Pinot Noir

Moira Nolan, a “Brexit” Empire Lady.


As a pioneer in the wine business
, her natural instinct and her great commitment to the wine culture in the town of Beverley are inimitable.

Una fabulosa velada que arrancó al medio dia, con el #beermut en Chequers Micropub, Moira nos invita a su casa, en la plaza del Mercado de Beverley.

Teníamos ya los compromisos hechos para esa jornada pero una copa de vino no se le niega a una dama y aceptamos encantados.
Un apartamento en la primera planta con ventanales a la plaza.
Cada detalle del salon son su historia derrama amabilidad y conocimiento.

 

 

Tan bien amueblada su cabeza con su bouquet británico pero con toda la
percusión cultural que le ha proporcionado su negocio de vinos, la Burgundy de los vinos amigables e introductores de buenas conversaciones.

Destacable Moira, Wine Lady, traditional, shares with us a big moment of a day.

Mentions/Menciones/Pics/Fotos: Sarah ElleringtonEva Sharkey Carroquino Barceló, Tuija Kottila

Vega de Galdar. Una viña sobre nuestras cabezas. Mito, fábula, parábola y leyenda!


Primero, sin hacer una descripción geotal o cual, encontrarte con Cristóbal y Nubia es ya un meeting autobiográfico. Ellos y la viña. Y Amable, que no estaba.

La pureza del vino se funde con su entorno. Hay un pacto con el sol para guardarse un lugar bajo su peso.

Tambien tuvimos los suaves y permanentes alisios
que dulcifican con perfumes florales la malvasía, la listán negro y la castellana. Aqui se puede derretir el Aergius.

El vino, a veces, es una lucha de vivencias y libertades. Y los que amamos este preciado líquido crecimos en su perfecta espontaneidad.

La realidad está en el vino. Bueno, no es una afirmación metafísica, pero oyendo las explicaciones de Cristóbal Guerra comprendemos cuan bello instrumento es el vino para mostrar el argumento que motiva su viñedo.


Viña Vega de Gáldar está en un enclave inimitable, idealmente localizado en unas terrazas de Gáldar, cerca de un antiguo camino a la ciudad. Y es sorprendente cuando entras en el viñedo.


El vino, el viñedo está vivo, el terreno, es la idea. Esto es siempre una búsqueda. Y catar y catar, decimos nosotros.
Vega de Gáldar 2018. Color. Acidez y buena presencia en boca. Se hace largo. Tiene que compensarse en botella. Delicioso coupage. Tan espléndido.

Cuando saboreas el Amable 2017, listán y castellana, el color te llena. Y el despliegue aromático es espectacular en su vigor y opulencia. Formidable, con fruta manifiesta y finura.

Convento 2016. Los 150 de San Luis. Listán y castellana. 2 vinificaciones. Barrica 1 año. Y guarda este vino. Sin exagerar, las grosellas pueden aparecerte a ná que jinques el olfato en la apertura bélica de la copa, para superar algo el gusto a moras y ciertas notas de jazmín rojo, carmesí si fuera cierto, y un final de trufas si cabe, por el buquét… la fruta es deliciosa.

El 2017 … esto lo tiene que explicar Cristóbal. Wolfe te llevará a Mailer, Terry Southern o Gregory Dunne pero lo que han hecho para sacar esta maravilla es de apoteosis.
El vino sigue su ruta potente y denso, con taninos fuertes. Hay algo de trufa, como detalle. Tiene una considerable elegancia.

Podrás presumir de encontrarte con notas que los aromas de ciertas
flores y plantas transmiten sin piedad, pero la lírica tiene ese encanto…Un vaso de vino te llena el espíritu.

 

 

Lava, la esencia de las Islas.

Lava
Sigo a Juan Manuel desde allá el 2012 creo, en un chiringuito de Tafira Baja donde nos conocimos probando otros vinos, esos volcánicos y extraños de Bandama, pero que son parte de nuestro entorno y cultura. Allí llevó una muestra de lo que hacía.
Y desde entonces con él hemos estado. El vino catado en la muestra de los vinos 2018 del Cabildo es sorprendente, muy armonioso, con un cierto enfasis de beaujolais.
Un color rubí muy agradable. Elegante y redondo en el paladar, fino y persistente. Bien estructurado y de gran cuerpo, este vino representa muy bien el carácter y la auténtica personalidad de las grandes uvas rojas listán, tintilla, vijariego, baboso y
castellana de Gran Canaria.