All posts by malditotinto

Kesseler Höllenberg, sensible y perceptivo.

Kesseler Höllenberg Pinot Noir
Hay bayas dulces, notas de cereza, chocolate, vainilla y especias sutiles como la canela y el cardamomo, todo muy entrelazado. Y destacando esa nota típica de humo de los vinos finos del Rheingau con recuerdos
muy tenues a cuero y aromas de cedro. Aunque esto podría ser una ensoñación, es pronto para anticiparse a su evolución pero iremos por buen camino.
Ese baile de sensaciones siempre se estimula con los toques finos de acidez, fruta en nariz, reverberación impresionante de mineralidad, crianza y equilibrio.
Mucha sedución. Hay una vibración constante de especias, de frutas como cerezas y arandanos, higos secos y notas de canela…la danza que te envuelve.
Te hace temblar.

Pinot noir, Breuer, perfeccionistas.

Hay versiones que nos ofrecen un tempus memorable,  en cada instante lo recuperamos, en cada sorbo,  el anhelo en boca,  ahí es donde posee sabores plenos, redondos y fuertes. Una ocasión tres años antes nos dejaba insatisfechos, pero ya se veian estas cosas de ahora, mermeladas, ciruelas y chocolate cuando ya estan bien maduritos. Buena evolución.
Siempre es Georg Breuer.

Todo vino tiene su momento, un detalle, su recuerdo gráfico, los enlaces al camino de Swann, dejarse arrastrar, o un Marienbad que no existiese, pero así es a veces este pinot…y aqui el homenaje tambien a esos momentos: Chaland, Freddy Lombard, Metal Hurlant, El cometa de Cartago…

Georg Breuer Pinot Noir

Moira Nolan, a “Brexit” Empire Lady.


As a pioneer in the wine business
, her natural instinct and her great commitment to the wine culture in the town of Beverley are inimitable.

Una fabulosa velada que arrancó al medio dia, con el #beermut en Chequers Micropub, Moira nos invita a su casa, en la plaza del Mercado de Beverley.

Teníamos ya los compromisos hechos para esa jornada pero una copa de vino no se le niega a una dama y aceptamos encantados.
Un apartamento en la primera planta con ventanales a la plaza.
Cada detalle del salon son su historia derrama amabilidad y conocimiento.

 

 

Tan bien amueblada su cabeza con su bouquet británico pero con toda la
percusión cultural que le ha proporcionado su negocio de vinos, la Burgundy de los vinos amigables e introductores de buenas conversaciones.

Destacable Moira, Wine Lady, traditional, shares with us a big moment of a day.

Mentions/Menciones/Pics/Fotos: Sarah ElleringtonEva Sharkey Carroquino Barceló, Tuija Kottila

Vega de Galdar. Una viña sobre nuestras cabezas. Mito, fábula, parábola y leyenda!


Primero, sin hacer una descripción geotal o cual, encontrarte con Cristóbal y Nubia es ya un meeting autobiográfico. Ellos y la viña. Y Amable, que no estaba.

La pureza del vino se funde con su entorno. Hay un pacto con el sol para guardarse un lugar bajo su peso.

Tambien tuvimos los suaves y permanentes alisios
que dulcifican con perfumes florales la malvasía, la listán negro y la castellana. Aqui se puede derretir el Aergius.

El vino, a veces, es una lucha de vivencias y libertades. Y los que amamos este preciado líquido crecimos en su perfecta espontaneidad.

La realidad está en el vino. Bueno, no es una afirmación metafísica, pero oyendo las explicaciones de Cristóbal Guerra comprendemos cuan bello instrumento es el vino para mostrar el argumento que motiva su viñedo.


Viña Vega de Gáldar está en un enclave inimitable, idealmente localizado en unas terrazas de Gáldar, cerca de un antiguo camino a la ciudad. Y es sorprendente cuando entras en el viñedo.


El vino, el viñedo está vivo, el terreno, es la idea. Esto es siempre una búsqueda. Y catar y catar, decimos nosotros.
Vega de Gáldar 2018. Color. Acidez y buena presencia en boca. Se hace largo. Tiene que compensarse en botella. Delicioso coupage. Tan espléndido.

Cuando saboreas el Amable 2017, listán y castellana, el color te llena. Y el despliegue aromático es espectacular en su vigor y opulencia. Formidable, con fruta manifiesta y finura.

Convento 2016. Los 150 de San Luis. Listán y castellana. 2 vinificaciones. Barrica 1 año. Y guarda este vino. Sin exagerar, las grosellas pueden aparecerte a ná que jinques el olfato en la apertura bélica de la copa, para superar algo el gusto a moras y ciertas notas de jazmín rojo, carmesí si fuera cierto, y un final de trufas si cabe, por el buquét… la fruta es deliciosa.

El 2017 … esto lo tiene que explicar Cristóbal. Wolfe te llevará a Mailer, Terry Southern o Gregory Dunne pero lo que han hecho para sacar esta maravilla es de apoteosis.
El vino sigue su ruta potente y denso, con taninos fuertes. Hay algo de trufa, como detalle. Tiene una considerable elegancia.

Podrás presumir de encontrarte con notas que los aromas de ciertas
flores y plantas transmiten sin piedad, pero la lírica tiene ese encanto…Un vaso de vino te llena el espíritu.

 

 

Lava, la esencia de las Islas.

Lava
Sigo a Juan Manuel desde allá el 2012 creo, en un chiringuito de Tafira Baja donde nos conocimos probando otros vinos, esos volcánicos y extraños de Bandama, pero que son parte de nuestro entorno y cultura. Allí llevó una muestra de lo que hacía.
Y desde entonces con él hemos estado. El vino catado en la muestra de los vinos 2018 del Cabildo es sorprendente, muy armonioso, con un cierto enfasis de beaujolais.
Un color rubí muy agradable. Elegante y redondo en el paladar, fino y persistente. Bien estructurado y de gran cuerpo, este vino representa muy bien el carácter y la auténtica personalidad de las grandes uvas rojas listán, tintilla, vijariego, baboso y
castellana de Gran Canaria.

Robert Weil, Rheingau entre líneas.


Los pagos de Robert Weil son suelos pedregosos de filita, con agregados de arcilla (loess).
La propiedad fue construida por un noble inglés, el Baron Sutton, en 1879 fue adquirido por el Dr. Ing. R. Weil…hasta nuestros dias. Actualmente propiedad tambien de Suntory (seuo)
Kiedrich Grafenberg

Sus vinos siempre han sido de fina estructura
, recios tambien con ese carácter del Rheingau, ácidos y rocosos a veces. Los dulces se han llevado la mejor parte de las críticas.
Esta cata de este año no ha sido la más favorable. No hemos encontrado la pureza tan digna de Gräfenberg o la elegancia de Turmberg.

 

Kiedrich Klosterberg
Gräfenberg, en boca es un material muy delgado y elegante, bastante expresivo. La acidez puede ser un poco baja.
Klosterberg, tiene cierta suavidad, la textura es buena, pero el material es ligero. El paladar está limpio, pero carece de presencia, o mas impacto.

 

 

Kiedrich Turmberg

Turmberg, un riesling bastante clásico y bien hecho, pero sería más exacto decir que es muy joven, esperamos mas de su persistencia.

Reinhard Löwenstein, el riesling generoso.

Reinhard Löwenstein
Con Reinhard Löwenstein hemos tocado todos los palos. Desde Trier con su retórica de vinos en la muestra de los Grandes Pagos, Großes Gewächs, del dórico al jónico, con las impurezas del romanticismo y las imperfeciones del realismo-terroir, el discurso del ranking y otras mitologias, sus vinos son íntimos.
No voy a descubrir a estas alturas mi devoción por el riesling, que ha quedado patente en mucho de lo que he comentado sobre otros productores y concretamente de Reinhard.
Sus vinos son imborrables.

Beberlos es a veces un ejercicio de influencias, pertenece, y me atrevo a decirlo, a ese grupo de outcast del vino.
Tiene su momento evasivo, es a veces como una danza africana, ritmo incansable, y tiene la finura de todo un estilista, un convencido de la fuerza de la naturaleza,
suma claridad desarrollada progresiva, ordenada y conscientemente en sus vinos.
Uhlen 2015
Selecciona una zona de la realidad. Terroir. Todo su estilo y su técnica estan basados en la cualidad específica…Su personalidad. Intransferible.
Medita sobre el viñedo en unas dimensiones visionarias y transmite la potencia de su entorno, la fruta comprimida en piezas de suelo, restos minerales eternos…

Un vino es una obra que se busca así misma mediante un medio expresivo determinado, las manos, la tierra, la vid, la gente a la que transmitir esos momentos…

Choca todo entre sí…Es explosivo, punzante y embriagador.

Un Château entre mocanes, picón y viñedos. Bodega San Juan


En el maravilloso caos del vino, los puntos, las guias, los gurús y los embajadores, los instagramers, la fusión y la ficción, los egos y el premio al mejor vino del mundo…
Un viaje al tiempo del vino, en el volcanic core de la isla. 1912. Bodega museo y archivo histórico. Y bajo la influencia del volcán Bandama.

Nos ha gustado mucho. Ha sido un encuentro entre las velas de un dry sack atlántico, un eslabón siempre constante de lo inglés en las islas,
los viajeros fenicios y sajones, siempre en ese través de profundización de las posibilidades de los paises y territorios que pisaban. Un turismo inteligente.
Y el vino, aqui y mas al norte, algo de Atlántico por medio, ha sido un elemento indispensable en estos viajeros.


Una propiedad de 5Ha de las cuales 2,5 están destinadas al cultivo de la vid, cultivo ecológico. Listán negro, negramoll, malvasia y moscatel.
Hay varias parcelas, están estrategicamente situadas, con una corpulencia paisajística singular, ideal.


Ascienden un par de ellas por una pequeña colina que linda con otros viñedos y otorga al conjunto unas carasterísticas vitícolas de extraordinaria fuerza. La mas llana, en la parte inferior del dominio, separadas de las anteriores por el conjunto de viviendas que forman la propiedad. Luego hay espacios de una fauna muy variopinta, exóticos y cotidianos, que amenizan el paseo entre algarrobos, robles y matorrales.


La 5ª generación, Cristina Millán, toma las riendas de este proyecto. Te embauca su filosofia. Hay terreno, cantera que moler y mucho vino por hacer.

Mocanal es un vino de listán negro con su pequeña porción de negramoll. Bonito color fresón con ribetes de intenso violeta. Hay que decantarlo.
Las notas de reducción son ligeras y marcan su evolución para terminar muy fino en nariz con toques de fruta negra y el perfil francés de la barrica con fondo mineral.
Muy expresivo en boca, con potencia y finura. En via retronasal predominan elegantes aromas de crianza en madera y botella.

Y acaba de empezar esta añada 2017. Nos gustó la primera vez este verano, una muestra de barrica, o recien embotellado, y ahora nos adelanta emociones.
Buen trabajo.

(12) LOS VINOS CANARIOS Teneguia, la malvasia de La Palma

En pos del mejor vino blanco, el mejor vino de las islas.
Buena intensidad en nariz, complejidad y refinamiento, algo de almendra dulce, fresco, buen cuerpo. El fondo mineral y algun matiz vegetal es un todo fino y armonioso. Vino para tragos y ratos.
Malvasia Teneguia

En pos del mejor vino blanco, el mejor vino de las islas. Buena intensidad en nariz, complejidad y refinamiento, algo de almendra dulce, fresco, buen cuerpo. El fondo mineral y algun matiz vegetal es un todo fino y armonioso. Vino para tragos y ratos.

Source: (2) LOS VINOS CANARIOS